El matrimonio es la principal causa del divorcio. —Groucho Marx

Piraña Social

Mireia Pérez dibuja en directo

Bienvenido al proceso de creación de Una zorra de siete tetas, la novela gráfica que Mireia Pérez está dibujando para ¡Caramba! Asiste a cómo va tomando forma uno de los libros que publicaremos en 2013.

22. Novela de aventuras alpinas, no euclidianas y simbólicamente auténticas

· Un comentario

“Roman d’aventures alpines, non euclidiennes et symboliquement authentiques” anuncia el título de Le Mont Analogue (1952), la historia inconclusa de René Daumal. La novela, que no he leído, relata la ascensión de una montaña, Le Mont Analogue, que solamente puede ser percibida viajando a través de una línea recta que únicamente puede ser vista desde un punto concreto cuando un rayo de sol roza la tierra en un ángulo, también concreto. La montaña, además, une el cielo con la tierra. Teniendo en cuenta la trayectoria de René Daumal, que se autoasfixiaba para tener visiones ya a una edad bastante temprana, y sabiendo que la palmó literalmente escribiendo una frase de este libro, me apetece mucho leerlo, aunque la premisa ya es lo suficiente inspiradora como para citarla aquí.

La novela además introduce por primera vez en la literatura el término “peradam” que… que mola un montón y que me hace pensar en Hora de aventuras y en la estética de lo místico que tan de moda estaba en los 70 y ha estado ultimamente.

Le Mont Analogue le sirvió de inspiración (aunque la familia de Daumal no le dejó hacer una adaptación fiel) a Alejandro Jodorowsky para concebir el argumento de su película La montaña sagrada (1973), que es el ejemplo ideal de esta estética mística tan explotada en nuestros días, como muestra esta colección reciente de una marca de joyería japonesa o cualquier videoclip actual desde los de Lady Gaga a los de muchos grupos indie.

Al margen de la estética, me gustan algunos conceptos que aparecen en esta película, como el ritual de conversión en dioses que llevan a cabo los protagonistas y los toques de humor alegórico que hay repartidos por toda la película. Pocas escenas se salvan de ser un mind fuck para cualquier espectador.

Otro descubrimiento, más relacionado con los temas de los que hablé en la entrada anterior, ha sido La Rama Dorada, el libro del antropólogo J.G. Frazer (1854-1941) que sí estoy leyendo:

“La rama dorada intenta definir los elementos comunes de las creencias religiosas, que van desde los antiguos sistemas de creencias a religiones relativamente modernas como el cristianismo. Su tesis de trabajo es que las viejas religiones eran cultos de fertilidad que ocurrían alrededor del culto y sacrificio periódico, de un rey sagrado. Este rey era la reencarnación de un dios que moría y revivía, una deidad solar que llevaba a cabo un matrimonio místico con la diosa de la Tierra, la cual moría en la cosecha y se reencarnaba en la primavera. Frazer afirmaba que esta leyenda es predominante en casi todas las mitologías mundiales. El germen de la tesis de Frazer era el rey-sacerdote prerromano en el festival de Nemi, el cual era ritualmente asesinado por su sucesor”. (Wikipedia)

El germen y el mito base que estudia este libro tiene tanto que ver con los puntos de partida del guión de Una zorra de siete tetas que cuando los leí casi me caigo de la silla. Pero intentaré no meterme en un ovillo del que no pueda salir. Todas estas sugerencias y referentes no son más que eso, puntos de partida, ideas, apoyos… en ningún caso profundizaré en su estudio más de lo debido ya que me podría marear y no dibujar nada, ¡y no tenemos tanto tiempo!

A partir de ahora voy a centrarme en el guión. Ya había empezado a dibujar pero la argamasa de conceptos, recorridos y personajes ha de tomar una forma coherente para que tanto su elaboración como su posterior lectura no resulte una tarea tediosa.

La pregunta que me planteo ahora es la siguiente: ¿debería dibujar un story board? Siempre me ha dado miedo enfrentarme al story board. Lo termino dejando en cuatro rayas mal trazadas de las que luego me olvido. Pero es cierto que me serviría para proyectar la historia y encauzar la narración…

Lo dejo aquí por hoy. De bonus, para el lote de hoy, otro referente psicotrópico, que nunca está de más:

Escrito por Mireia Pérez

Comentarios

Bartu

¿Deberías hacer un storyboard? Yo creo que solamente en los casos en los que no tengas muy claro de qué manera vas a proyectar determinadas páginas. O para aquellas muy importantes que quieras asegurarte de manera previa que van a funcionar antes de meterte en la faena de hacer las definitivas.

Añadir comentario