Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio. —Groucho Marx

Piraña Social

La fórmula del humor

· Un comentario

Continuamos con la recuperación de parte de los contenidos del primer y agotado número de ¡Caramba! Tras La verdadera historia de Lepe de Carlos de Diego y Los límites del humor de John Tones y Guitián damos paso a la historieta de Raúl Minchinela y Puño. Para ella, Raúl tomó la conocida fórmula de humor es igual a tragedia más tiempo y, con ayuda de Puño a los lápices, la desarrolló minuciosamente mientras trataba de descifrarla. ¿Cuánto tiempo ha de transcurrir para que la tragedia se convierta en comedia? ¿Es proporcional el tiempo que pasa a la calidad del chiste? ¿O es el nivel de la tragedia lo que determina el número de risas resultantes? Raúl ya habló del proceso que siguió para escribirla en su blog. El resultado, a continuación.

Tags:

Humor = Tragedia + Tiempo

· 2 comentarios

De acuerdo, Humor = Tragedia + Tiempo, pero yo me pregunto… ¿Cuánto tiempo ha de transcurrir para que la tragedia se convierta en comedia? ¿Es proporcional el tiempo que pasa a la calidad del chiste? ¿O es el nivel de la tragedia lo que determina el número de risas resultantes? Estas fueron las preguntas que le planteé a Raúl Minchinela el 10 de febrero a las 20:08. Es un dato a tener en cuenta, porque estoy a punto de revelaros algo que tal vez no sepáis: Raúl Minchinela es el hombre más rápido del mundo. The fastest man alive. No sé si Raúl llegará a salir a correr por la calle en mallas rojas y con un rayo pintado en el pecho, pero alguien debería medir la velocidad a la que sus dedos se mueven por el teclado ya que ahí debemos estar ante un un récord Guinness. Porque el 11 de febrero a las 20:50, apenas 24 horas después de mi propuesta de colaboración en ¡Caramba!, me encontré con esto en mi correo:

Yo le había propuesto que preparase un texto desarrollando la fórmula que os comentaba antes, atribuida (como él mismo comenta) a todos los humoristas del mundo. Pero “como el texto tiraba de ecuaciones, y las ecuaciones piden su aire de página, para cuando me he dado cuenta he puesto dibujitos alrededor de esos huecos, y me he liado y me he liado más… y al final lo he construido como una historieta”, me decía Raúl en aquel mensaje.

A partir de aquí Raúl me planteaba tres opciones: retomar la idea original y preparar un texto, publicarlo tal cual me lo enviaba o buscar un dibujante que lo “pasara a limpio”. La primera opción ni tan siquiera llegué a valorarla porque lo que me envió (¡24 horas después del encargo!) me parecía francamente bueno, así que tras debatir las opciones B y C, nos decantamos por buscar un dibujante que tomase los apuntes de Raúl como guión para una historieta. El elegido para la tarea fue Puño.

En septiembre del año pasado, Puño se encargó de ilustrar en directo las ideas que se fueron lanzando en una charla del TEDxMadrid. El resultado de aquellos dibujos quedaron registrados en este set de Flickr, y comentando con Raúl quién podría encargarse de firmar con él aquella historieta, me di cuenta de que lo que proponía me recordaba formalmente a aquellos dibujos que había visto de Puño. Así que dicho y hecho: escribí a Puño, le remití lo que me había enviado Raúl y le propuse colaborar en ¡Caramba! Su respuesta fue entusiasta, y entusiasmado quedé yo con el resultado: cuatro páginas llenas de fórmulas, chistes acerca de Jesucristo y el 11-S, constructores, yonkis y amas de casa. Y con grandes reflexiones entre medias. El resultado puedes leerlo en ¡Caramba!, a la venta aquí.

Tags: