La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo. —Jardiel Poncela

Piraña Social

Los límites del humor

· 67 comentarios

Desde que pusimos en marcha nuestro proyecto editorial hay una pregunta que no ha dejado de llegarnos al correo y a través de nuestras redes sociales: cuándo pensamos reeditar el primer número de ¡Caramba! La respuesta es siempre la misma: nuestros recursos son limitados, con lo que preferimos centrarnos en sacar adelante nuevos títulos. En nuestra decisión pesa también el hecho de que, en cierto modo, parte de la gracia del primer número fue precisamente su condición de edición limitada.

A cambio hemos decidido que vamos a recuperar algunos de sus contenidos aquí mismo, en nuestro blog, empezando por el que os ofrecemos hoy: Los límites del humor, la historieta que John Tones y Guitián prepararon para ¡Caramba! #1. Una reflexión en viñetas acerca de coartadas morales, de por qué unos chistes son tolerables y otros no, y qué puede llegar a suceder cuando un chiste no se entiende. ¡Pasen y lean!

Tags:

Comentarios

wako

Muy bueno el cómic, y toda la razón del mundo, aunque reconozco que a mi cierto tipo de humor no me gusta, será como cuentas que no termino de entenderlo. Si me permites, hay un pequeño error en las últimas viñetas. Donde dice “Arbeit match frei” debería decir “macht”, si es que no es a propósito, que a lo mejor tampoco lo he entendido.

Chema Peral

Excelente verdad! Un pena no poder conseguir ese número uno… ¿Os veremos en el Salón del Cómic de Barcelona? Un abrazo!

Fran

Según tú cuando no nos reímos de algo es que no lo entendemos.
Yo no me río de la pobreza, ni del hambre, ni de los asesinatos, ni de los pederastas…
Con tu teoría los que no tienen moral son listos porque entienden tus chistes y los demás somos tontos.
Seguro que los nacis se reían cuando destripaban gente pero eso no lo hace gracioso.

Luther Blissett

Si no eres capaz de reirte de tus propios fantasmas puedes terminar devorado por ellos.

juan

Si Fran, eres tonto.

Tones

Wako: Lo del Macht fue una errata, posiblemente culpa del guionista :p Por otra parte, un tipo de humor puede gustarte o no gustarte; es cuando te indignas con una situación humorística ficticia cuando posiblemente no lo estás entendiendo. Como por ejemplo…

Fran: En realidad yo no he dicho eso. Algo puede hacerte gracia o no, ahí entra la calidad del chiste, pero no debería entrar la moral. Los chistes no tienen moral, son simples juegos de conceptos, de lenguaje o de lo que sea. O ecuaciones, visto de otra manera, como explico en el comic. La moral la tienen las personas, no los chistes. De hecho, tengo la convicción de que preocuparse de la moral de los chistes y no de la moral de las personas te hace bastante inmoral.

Carlos

Me ha parecido interesantísimo y me ha hecho arrepentirme de no haberme hecho con el primer ¡Caramba! :)

Meo Lessi

@Fran

En cambio, tú directamente acusas a los gustosos de este tipo de humor de carecer de moral. Eso sí es mezclar la velocidad y el tocino. Además, son cosas bien diferentes entender un chiste y que te haga gracia.

Me parece que no has entendido las intenciones del cómic y has elegido contraatacar utilizando la demagogia. Paradójicamente, dando la razón a sus autores.

Oscar

Me ha parecido un buen análisis del humor, eso que resulta uno de los mayores exponentes de la inteligencia.
Evidentemente, a veces no es socialmente aceptable porque toca temas sensibles o mal vistos…

Es horrible, pero el chiste de la crema para el culo del bebé, me ha hecho gracia…

Iré a sentirme mal un rato a la esquina mientras río…

Dani bISHOP

De lo mejor que he leido en mucho tiempo. Años peleándome acerca de que ante el humor hay dos posturas iniciales: te hace gracia o no te la hace. El resto de cuestiones… depende de las ganas que tenga uno de discutir.

Lector Iracundo

Cualquiera puede entender un chiste y ofenderse igualmente por él.

Venga, contad chistes de las víctimas de ETA, como en Menéame. Que seguro que lo que pasa es que no entendemos la incógnita.

Dibujad un payaso progre dando mucha penita, para que tenga más gracia.

Petre

Carambas:

Hola, llegué acá a través del muro de Risotto Fanzine en Facebook.

Es super debatible y discutible todo lo expuesto, sin embargo tengo que destacar el alto nivel de la puesta en página a manera de cómic de la idea que manejan.

Woody Allen solía poner el tiempo, luego de la desgracia para poder hacer humor. Quizá sea una clave importante.

Un saludo!

Un tipo con boina

Gran explicación, voto a bríos. Y aun así, hay gente que no lo pilla, o que no quiere pillarlo. Eso sí que es EL HUMOR.

Easmo

Brutal. Simplemente brutal. No se puede explicar mejor.

masca

Estoy con Fran!

No solo es cuestión de moral, puede ser un asunto muy personal: imaginate que te hayan violado de niño o que parte de tu familia haya muerto en un campo de concentración… Puede que esos chistes te hagan gracia o puede que no. Puede que aplaudas con las 2 manos o puede que saques la escopeta… Las 2 posturas las entiendo perfectamente.

Pierre Desproges (http://fr.wikipedia.org/wiki/Pierre_Desproges) era el rey de humor negro, chistes muy salvajes racistas, antisemitas, sobre el nazismo, el cáncer y la muerte… tenía cáncer y se murió.

Decía: “SE PUEDE REÍR DE TODO, PERO NO CON TODO EL MUNDO”

sargentopez

Pongamos que en una reunión suelto un chiste sobre gitanos, luego otro sobre negros, sobre rumanos, judíos….los chistes pueden ser graciosos, pero yo indudablemente, soy un capullo.

@fendebra

Conocí un hombre en silla de ruedas que contaba los mejores chistes sobre minusválidos. Hacía reírse al más moralista.
Reconozco que no me gusta el humor negro en general. Sin duda debido a mi grado de empatía con el sujeto del chiste. Eso no quiere decir que no pueda captar el sarcasmo, aunque la situación no me resulte graciosa.
El humor negro consigue aunar personas que a pesar de su empatía y su perfecto sentido de la ética, con sujetos asociales capaces de reírse de una tragedia por pura maldad.
Y aunque los primeros merecen todo mi respeto, sigo siendo incapaz de verme compartiendo grupo con los segundos.
No obstante, la explicación en viñetas ha sido muy agradable. Mis felicitaciones a los autores.
Y mi agradecimiento a @loquetehadicho por compartir este enlace.

Ulises

¡CARAMBA! Ya la habéis vuelto a liar. ;)

Fortunate Son

Está muy bien la reflexión, si bien no comparto la impresión sobre la comparación que la detona. Evidentemente, no he visto la película de Jerry Lewis, pero leyendo la sinopsis se puede ver que se parece a “La vida es bella” como “Deep Impact” se pueda parecer a “Armageddon”. Claro que el ADN se parece, pero mientras la película de Benigni mantiene el mismo tono para el personaje desde el principio hasta el final (lo que lo convierte en un ejercicio algo sádico: hemos venido a ver a un buen tipo sufrir, por él y por su familia), la de Lewis incluye todo un camino del personaje, desde la posición egoísta al principio hasta el cambio a alguien bondadoso obligado a hacer algo horrible, que no soporta y que le acaba costando la vida. Con esto no quiero decir que una tenga mejor guión que la otra, pero sí que ambas responden preguntas completamente diferentes: para la de Benigni, la pregunta era ¿conseguirán salir vivos de allí?, porque te implicas con su personaje, y salvo que le tengas manía (a él o al actor, o a ambos, pero eso ya va en el terreno de los gustos personales de cada uno), sabes que es un buen tipo que sólo intenta que su hijo pase sus últimos momentos feliz y que es metido allí por un programa de eliminación sistemático y moralmente muy jodido; en la de Lewis es ¿puede ser más rastrero este jambo?, porque es un don nadie que es internado por bocazas, cuya situación empeora por idiota y que se ve involucrado en algo horrible por culpa de su ego, que se siente muy a gusto divirtiendo a unos niños, y que se redime en un último acto de sacrificio de la Academia© tan atroz como sugiere que es el resto de la película.
Vamos, que lo que las diferencia es el final, porque Benigni tiene una implicación emocional con el crío auténtica, y sus actos están destinados a paliar su dolor (¡es su hijo! ¿Qué esperaba la gente, que Benigni acabara la historia con él maquillado de viejo, viendo un álbum de fotos de su familia junto a lo único que queda de su hijo, una lámpara de mesa con unos números grabados en la pantalla?), mientras la de Lewis no tiene implicación emocional con los críos, es sólo que es un payaso de mierda con el que nadie se ríe excepto los críos, y sólo al final, cuando percibe que van a morir, decide hacer algo completamente desinteresado e incluso perjudicial para él.
Ya digo que la reflexión me ha gustado y me parece bien, pero (y creo que es culpa del Doctor Repronto, muy dado a estas cosas en su programa) parece que está de moda hacer este tipo de ejercicios intelectuales basándose en una premisa inicial cuanto menos discutible y no muy razonada. Es más, los autores no se atreven a indagar en las diferencias entre la película de Lewis y la de Benigni, lo que demostraría cuán diferentes son ambas películas (y aquí lo he demostrado, y descuiden que se puede hacer leyendo ambas sinopsis y sin haber visto ambos filmes) y que desluciría el resultado final de la reflexión.
O dicho mal y pronto: vale, que sí, que le tenéis una manía horrible a la película de Benigni, pero no ha lugar en esta historieta. Con citar la película de Lewis basta y sobra.

Souless

Yo opino que el que se ofende con un chiste es porque quiere, si no quisiese simplemente ignoraría el chiste, ¿no es lo más sencillo? ¿qué ganas ofendiéndote y dando la tabarra? ¿es necesario? si te gusta bien, y si no pues ignóralo.

En cuanto a lo de la moral y el sentido común, se trata de algo tan relativo y subjetivo que me meo en vuestro sentido común. Habláis de la moral como si naciéseis con ella, cuando no es más que cosas que te han metido en el cerebro desde pequeño. Seguro que habiendo nacido en otro momento y otro lugar os reiríais de esos mismos chistes que criticáis. No existe lo correcto y lo incorrecto, sólo son conceptos ficticios.

Manrique

Señores, solo tengo que felicitaros y deciros que un 10 !!! Bravo !!!

Wally Week

Me encanta la onomatopeya del tartazo: CHARP.

Showbiz

En el ojete se parecen las 2 películas. Una trata de un payaso que los distrae sabiendo que los lleva al matadero y en la otra trata de hacer la vida lo más llevadera posible a su hijo ante un futuro muy incierto para ambos. Claro que parte del humor negro está en su brutalidad, es la parte que potencia el equívoco y lo hace mucho más gore..

http://www.todohumor.com/UserFiles/Image/imagenes/2008/diciembre08/pintura-real.jpg

El problema viene cuando la gente confunde el humor negro con reírse del sufrimiento ajeno sin más, esa es la auténtica frontera.

Calibre

Mas bien creo que eso es una utilizacion del humor negro para dejar salir perversiones ocultas de pseudo-comediantes, aunque la idea de este comic es valida no veo la razon para hacer un chiste que tenga como ejemplo el abuso infantil, no es que no se entienda el chiste digo por favor esta clarisimo cual es el chiste, mas bien es la manera en la que llega a la gente, para hacer una analogia imagine que le sirven su comida favorita en un plato de mierda dura, si la comida sabe bien, pero pues el plato de mierda es innecesario, en vez de estar haciendo comics como este que solamente alentan a las algunas personas tontas a justificar su estupidez mejor entiendan el verdadero mensaje, para ser gracioso no es necesario ser un pendejo.

Saludos!.

Er

Lo pensaré con la almohada.

Eduardo

“Quien nunca se haya ofendido por el humor, que tire la primera cáscara de platano”

Oye amigo, que resbalarse con algunos chistes duele, ¿eh? Estarás conmigo.

El humor entra en la esfera de la ética como cualquier comportamiento humano. Y se va a interpretar de distintas maneras, según los valores, identidades y sensibilidades de cada cual. Las consecuencias que tiene depende de muchos factores, como quien lo cuenta, el contexto, el momento, las vivencias de cada uno, etc. El mismo chiste sobre minusvalidos es distinto si lo cuenta un minusvalido a otro, que si lo cuenta alguien que no comparte esa experiencia.

Para cualquier miembro de un grupo estigmatizado (“negros”, homosexuales, minusvalidos…) o cualquier persona que ha sufrido experiencias traumáticas como la violación, el abuso sexual o la tortura, el humor que denigra a estas personas o trata estos temas puede ser muy doloroso. Y también para cualquier persona con cierta empatía y sensibilidad hacia esta gente.

Creo que es demasiado simplista decir que “todo vale” en el humor, y que los que no se ríen es que no lo han entendido. Yo puedo contar un chiste que para mi es inofensivo, pero si ofendo a alguien, es como si le piso el callo a alguien sin querer: tendré que pedir perdón. (Aunque a mí puede que siga pareciéndome gracioso, porque mi visión del mundo sea distinta). Hay que emplear una cierta inteligencia emocional en estos asuntos. Y, como en todo en la vida, escuchar a la conciencia.

@natan_cohen

Asombrosa historieta, me encantó la ilustración, la redacción y el según yo el punto de vista es muy aacertado. Otra interrogante que apoya el punto y que los mayores exponentes de la censura deberían hacerse es “¿Si censuro un chiste sobre racismo, se acabará este?”, “¿Si eliminamos todo el humor negro sobre asesinatos, dejará de haber asesinos?… Creo que es bastante lógica la respuesta. ¿Existen límites?, claro que sí. El corazón de la gente es el límite, no vas con alguien que perdió ambos padres en un accidente en un incendio, y le haces un chiste sobre gente quemándose, ¿o sí?… No vas con una persona que es notoriamente deforme, y le dices el típico chiste del deforme.

Esa es la diferencia entre ficción y realidad, no es complicado distinguirla, pero si se nos puede ir de la mano aveces.

Algunos (incluyéndome), preferimos pedir perdón que pedir permiso. Un saludo a todos y los invito a seguirme en Twitter: @natan_cohen

Jorge Martínez

“Venga, contad chistes de las víctimas de ETA, como en Menéame. Que seguro que lo que pasa es que no entendemos la incógnita.”

Un chiste sobre Irene Villa funciona igual con “Irene Villa”, como sustituyéndolo por “una persona sin piernas”. Irene Villa tiene el rol de asociar al instante su imagen y sus circunstancias a la idea del chiste, esto es, da igual que sea ella en concreto que “la idea de alguien sin piernas”. La raiz del chiste está en el concepto y no en la personalización.

Así que, tiene usted razón: lo que pasa es que no entienden la incógnita.

Héctor

Brutal y genial a la vez.

edblood

excelente punto de vista

Naonat

Olé. El humor negro trata en clave humorística el lado más macabro de la humanidad. Si hacemos un chiste sobre, qué se yo, Marta del Castillo, no lo hacemos para reírnos de ella, sino para subrayar lo brutal que es el ser humano y lo irónico que resulta que seamos así. Y esa ironía sobre lo macabro, joder, hace gracia siempre y cuando tengamos claro el contexto en el que se cuenta.

Claro que para contar que los judíos ganan el partido cuando juegan en una cámara de gas porque lo hacen en casa, hay que tener cierta gracia y tacto, que si no se tiene se arriesga uno a caer en lo soez.

soloq

moooyy buenooo! mas claro, échale agua!

zippo

Nadie pensó que el humor negro es lo que nos salva del dramatismo final de todas las cosas graves. La cosa es así: mientras más sufrís, tu humor es más feroz y despiadado. Cada vez que se escucha un chiste no del todo agradable éticamente a nuestros oídos,lo que realmente da bronca es tener que salirse de uno mismo(donde estaba cómodo con sus penosos códigos), y atreverse a reír con lo “moralmente” censurable. O algo así.

Paul

Capaz que al bebé le gustaba que lo follen :/

Insensato

Hace un tiempo me había convencido que el humor negro podía funcionar siempre que la sorpresa inesperada llegase al final del chiste.

Así, en la estructura del chiste, el remate coincidiría con lo políticamente incorrecto. No hay nada peor para el humor que estar mal prevenido. Si presento enseguida un argumento incómodo el chiste corre el riesgo de irritar antes que provocar risa. Me parece más efectivo dar lugar a la “sustitución inadecuada” en el remate del chiste. Aquí un ejemplo bien burdo:

-¿ Qué pasó? ¿Por qué tienes esa cara?
-Es que me acaban de avisar que internaron a una de mis hijas. Está muy grave…
-¡La puta!
-No, la otra…

Si el chiste comenzara diciendo que uno de los personajes tiene una hija, bien, pero bien puta, la mitad de los lectores ya estarían en guardia ante un posible chiste “machista” o “misogino”

lucas

Excelente ¡ los humoristas a lo único que le deben respeto es a la libertad de expresión, que en palabras de Abbie Hoffman ¨significa el derecho a gritar teatro en fuego llenó de gente ¨

Joel

Una reflexión muy atinada y, por si fuera poco, maravillosamente ilustrada. ¡Felicitaciones, muchachos!

Guillermo

- Para que sirven los judios?
- Para que?
- No lo se, por eso te estoy preguntando.

Yo me rio de la brutalidad de quien pudiera plantear algo asi. No de la brutalidad que esta planteando. Sin embargo, otro se puede reir de ver confirmado su pensamiento respecto de los judios y disfrutar del daño que el chiste le pueda hacer a los judios.

El problema no es el chiste sino la intencion del mismo y la interpretacion que se haga por parte de quien lo recibe.

LeChuck

Soy argentino y un amigo acaba de publicar esto en su muro de Facebook, ya que esta semana el diario “progresista” local acaba de publicar una tira de Gustavo Sala, donde Hitler contrata al DJ “David Gueto” para tranquilizar a los judíos, para que el jabón tenga mejor calidad.

http://static1.lavozdelinterior.com.ar/files/imagecache/lvi_nota_652_366/nota_periodistica/gustavo-sala-david-gueto.jpg

Previsiblemente, todos saltaron a pedir la cabeza del chistegrafista. Extraño viniendo del país que ha hecho una cultura de los chistes de gallegos. Los felicito y agradezco por esta viñeta, que me hizo conocer el resto de su trabajo. Saludos transocéanicos!

Renzo Soto

Mu’ weno…
R.

pablo

hay cosas con las que no se jode. Gustavo Sala se hace el gracioso ofendiendo e hiriendo a otros. Bajando linea pro nazi. Que disfrute de su trabajo mientras lo tiene. Si se aplica la ley, esperemos que pase un par de años preso; ahí vamos a ver si sigue haciendo “chistes”.

LauraQ

Gustavo Sala lleva haciendo ese tipo de humor en cientos de tiras. Que guste o no guste, eso es harina de otro costal. http://sobrehistorieta.wordpress.com/2012/01/20/gustavo-sala-y-la-tira-de-la-polemica/ Como cuentan en esta entrada de este otro blog, cuando la tira trató sobre otro grupo humano, no hubo tal polémica.
En cualquier caso, desde mi punto de vista, en esa tira, el que sale peor parado es Guetta :)

Fernando Biz

Wow. Nunca aplaudí una historieta sobre todo con el remate final. Lamentablemente en el colectivo de la moralidad al que se sube la gente, a veces más vale quedarse con lo superficial a tratar de realmente ver por donde viene el chiste. Entonces es ahí cuando la gente opina con lo primero que ve juzgando que es correcto y que no… como si fuera también la primera vez que se tocan ciertos temas. Vieron judíos, vieron a Hitler, dijeron “jabón” y estalló la polémica. Innecesaria, pero había que quejarse de ésto y no de lo que pasa en Famatina (porque que contaminen un pueblito perdido en el mapa es menos importante que el humor negro de un dibujante.) o con la ley del ACTA (que hubiera prohibido que nos manifestemos a favor de Sala)

Yo

Soulles, ¿no existe lo correcto y lo incorrecto? Me parece que lo incorrecto aquí es que sigas respirando.

Eddy

Pablo es tonto.

Manuel Sanz

Espero que se admitan matices. Hay chistes (digamos, para entendernos, que de humor grueso) que entiendo perfectamente, que no me hacen gracia (por cuestiones personales) y no se me ocurriría censurar. No creo que hacerte gracia un chiste, sucedido, hecho o lo que sea, quiera decir necesariamente que no se entienda. Incluso hay chistes que no hacen gracia a casi nadie. Una señora se puede caer en la calle y haber espectadores que no les haga gracia pero comprendan que puede ser gracioso. Todo es dejar vivir

¿Cuál es el límite? El que ha habido siempre. Si ustedes no lo saben empiecen a sacar números y se lo enseñarán enseguida.

Manuel Sanz

Errata: donde dice “No creo que hacerte gracia un chiste(…)” debe decir “No creo que no hacerte gracia un chiste”

María

Me encantó la explicación, el comic y la intención. El humor debe ser libre, puede ser negro y acido, pero tambien debe ser empático, lo que a alguien le pueda causar mucha gracia, a otra persona le puede remover un sentimiento o recuerdo bastante doloroso; tu libertad termina donde la mia empieza, siempre debe haber un punto de equilibrio. Es posible (y necesario) reirse de situaciones difíciles sin necesidad de caer en el mal gusto y la agresión y esto no significa no haber entendido el chiste.

Louen

Creo que no podría estar más de acuerdo con este cómic. No hay cosa que más rabia me de que tener que ser políticamente correcto porque la gente no es capaz de separar el humor de las situaciones serias, lo meten todo a un mismo saco y luego se ofenden. Me parece patético, por muy negro que sea el humor, hay que saber discernir. Si haces un chiste de cojos… no pretendes ofender a los cojos y humillarles, es simplemente un instrumento para generar algo gracioso. El que se quiera ser políticamente correcto, que lo sea, pero que no intente que los demás le demos bola adaptándonos a su falte de sentido del humor.

Migue

Adhiero a lo que puso Eduardo.
Y Laura Q, en esa tira que ponés, Sala se burla de un personaje actual, criticándolo, y criticando la xenofobia de un país. Puede hasta ser una crítica constructiva, como para reflexionar, y que incluso mucha gente se sienta identificada y diga “a mi también me pasó que me bardeen solo por mi nacionalidad”
Ahora, en la de David Guetto, el chiste viene por el nombre del personaje. Muestra a los judíos diciéndole “si señor Hitler” cuando les pide que se diviertan porque la vida es corta. ¿Dónde está la incógnita, acá? Yo entiendo que Sala tiene un humor así, pero me parece que es bastante obvio que a mucha gente no le va a causar gracia y se va a ofender. Ahora, ¿porqué se ofenden ustedes de que se ofendan ellos? ¿Porque no “entendieron” el chiste? Me parece bastante hipócrita pensar así. De hecho, si esta tan fácil no darle bola a un chiste en vez de armar quilombo, no le den bola ustedes a los que se quejan y listo.

Y Fernando, ¿qué tiene que ver Famatina y el ACTA? Sos un oportunista terrible, donde podés, metes otro tema como para seguir bardeando.

Manuel Sanz

Veo que hablan mucho de los judíos del chiste de Sala.

No lo entiendo. Hasta donde sé, el jabón se hizo con eslavos. Los personajes de sala no llevan nada que diga que son judíos, ni siquiera son caricaturas étnicas, ni llevan distintivos, ni nada.

Jovenzuelo89

Sinceramente, que una sensibilidad choque con la otra es algo tan viejo como la propia conciencia. A ti te hace gracia A y a mi nada de nada… bien ,seguro que hay un B con el que tu te partes el culo y a mi se me tuerce la boca. La clave esta en el respeto y darnos cuenta de una puta vez que nadie es perfecto ni tiene una moral superior a la de ninguna otra persona, si no que hay limites y fronteras personales e individuales que hemos de respetar para bien y para mal. Si exsistiera la moral perfecta, no existiria ningun mal

Cristina Pagès

Yo antes pensaba que los chistes negros eran lo peor de lo peor… hasta que me tocó vivir un terremoto… y entonces entendí el poder curativo de los chistes negros.

Alvaro

Exclareciente, brillante presentacion.

david

Yo creo que el problema de los chistes, e inclusive el problema social de toda la gente es el hecho de estar atados a sus egos, el creer que somos demasiado importantes como para ser los objetivos de una broma que generalmente no tiene cuartel, de una guerra que ni siquiera ah empezado, por eso de niños tendemos a llorar al recibir apodos, al ser señalados, la solución: ¡no existe!, la gente es idiota y seguira siendolo; seguirá creyendo que mi comentario de listillo pedante es para el!, bendita sea la risa que siempre es necesaria en esta vida llena de vacios.

Julián

Llegué tarde pero no más que Fran.

Julián

@julianquin

Ignacio

Me parece un muy buen análisis, pero me parece mejor aún llevarlo al plano cotidiano. Por ejemplo, cuando (entre amigos) hacemos un chiste clasista, puede que alguno se sienta ofendido. Y generalmente es el amigo que menos nos conoce. ¿Debemos culpar sólo al receptor? El conocerse mejor, la confianza en el otro ayuda a que se entienda que el objeto de risa es el clasismo y no una clase. De la misma manera, el paso del tiempo (25 años) ayuda.

Ando Con Los Monos

Muy interesante el tema, yo como humorista gráfico siempre me planteo el tema y por lo general no creo romper la barrera de lo aceptable casi nunca. Mi parámetro es el humor de “Little Britain”, siempre se rieron de lo políticamente incorrecto: clasismo, gordura, gays, inválidos, etc. pero dentro de una ironía y humor negro que lo podría convertir en una crítica invertida. Así que pienso “si ellos lo hubiesen hecho, yo también”.

El caso expuesto (la historia del payaso nazi) me hizo recordar un caso muy similar que ocurrió el Argentina el año pasado con una viñeta de Gustavo Sala:
ver imagen

Esta viñeta causó mucha polémica, sobretodo de grupos semitas y su “intocable” comunidad. Al final, creo yo, el tema judío y el holocausto se transformó en un tema tabú y siempre terminan siendo unas víctimas. En mi país (Chile) salió una ley antidiscriminación el 2012 que básicamente complica a todos los humoristas que ocupaban temáticas gay en sus rutinas. En mi opinión, si está bien reirse de los pelados, los gordos, las suegras y los gallegos ¿por qué diablos no me puedo reir de los gays?

María

A mí el humor negro me toca la moral, lo entiendo pero me toca la moral, llamenlo empatía. Me toca la moral porque no dejo de ver en twitter, por ejemplo, chistes sobre Marta del Castillo y para más inri con menciones hacia su padre, me parece vomitivo, de patada en la boca vamos . El humor negro generalizado me puede gustar o no, pero el humer negro dirigido hacía personas especifícas o historias reales hace que florezca en mí ese sentimiento llamado empatía y que por eso que me ponga en el lugar de esa
persona o de los familiares a los que algunos por echarse unas risas les mentan a sus familiares y sus trágicas historias.

Luis

Muy bueno. Quizás el error está en pensar que antes del proceso de asombro hay un proceso de entendimiento o comprensión. En ese caso sí sería terrible reirse de determinados chistes porque supondría que los hemos entendido, los hemos asimilado, hemos aceptado su maldad y aún así nos reímos. En mi opinión lo que ocurre en el cerebro ante una sorpresa es, por definición, inesperado e irreflexivo. Por eso unos cuantos nos hemos reido con el chiste de la crema para el culo del niño pero en cuanto lo hemos comprendido probablemente nos ha parecido una salvajada. Sobre todo a los que tenemos hijos.

Yo_mismo

Me parece que la ecuación a la que se refiere la viñeta ya ha sido resuelta hace más de dos mil años: “No hagas a nadie lo que no te gustaría que te hiciesen a ti”. Me imagino al autor de la viñeta encarcelado y torturado por burlarse de un dictador, y luego en la calle aguantando las bromas de aquellos a los que les pareció gracioso.

Creo que en una broma hay dos partes: el bromista y el “ridiculizado”, y para que la broma esté bien las dos partes tienen que aceptarla. Si el ridiculizado no acepta la broma se genera mal rollo. Y tal como dijo un comentarista más arriba: es como si te pisan un callo y tienes que aguantarte porque la otra parte no le da importancia.

Por cierto, en una parte de la viñeta se da por sentado que un tartazo en toda la cara es algo aceptable. Para mí no lo es. Yo digo lo mismo de antes: es el que recibe el tartazo el que tiene la última palabra, porque de lo contrario estaríamos invadiendo su libertad. A lo mejor algunas personas (que las hay) se divierten matando gatos o perros o burros a cuchilladas, o incluso a matando a personas o apaleándolas en la calle o quemándolas vivas en cabinas telefónicas. Supongo que para el autor de la viñeta estas “bromas” serán aceptables igual que el tartazo en la cara. En este caso para el autor de la viñeta, al igual que para las personas que han hecho comentarios del tipo “la moral es hipócrita y no debería existir”, el problema se reduce simplemente a que el apaleado/quemado vivo (o el que está observando la escena) no ha entendido el “chiste”.

sinergiasincontrol

Luis,Yo_mismo: la viñeta del payaso sujetando al niño os debería de dar una pista; estáis comparando acciones reales (sobre todo yo_mismo, con lo de “el autor de la viñeta encarcelado” :-) ) con el chiste; identificación, y, por tanto, agresión.

Juan

Yo_mismo: revisa todo las veces que puedas el comic… al final lo entenderás, ya verás. “Guía” moral y espiritual

Añadir comentario