A los pagafantas les iría mejor si pagaran también el vodka. —Moderna de Pueblo

Piraña Social

Dibujar una reunión

· 5 comentarios

14 años de reuniones en la redacción de una revista como El Jueves dan para una buena cantidad de ideas, bocetos y chistes inéditos. Manel Fontdevila plasmó muchos de ellos en sus libretas, las mismas que nos han servido de base para Reunión, el cuaderno de bocetos de Manel Fontdevila. Con un ejemplar en la mano y a través de una conexión Madrid-Manresa vía Skype, el tío Berni alias Alberto García Marcos mantuvo una conversación con Manel para indagar en el origen de todos estos dibujos, y sacar a la luz el ambiente en el que se realizaron. El resultado de aquella charla, en la siguiente colección de preguntas y respuestas.

ALBERTO GARCÍA MARCOS: La primera pregunta es obligada. ¿Cómo puedes dibujar tan bien y tener una letra tan mala?

MANEL FONTDEVILA: Ay. Esto no es una pregunta…

AGM: ¡Es una acusación!

MF: Pues no sé… Es mi letra. Mi letra es muy mala, por eso me gusta hacer letras y tal, rotular y todo esto, porque estoy dibujando las letras en cierta manera. Yo que sé… Es que me pasa esto. Sé dibujar y mi letra es mala. O sea, ¿dónde dice que si sabes dibujar tu letra es buena? También sé dibujar y no sé cambiar enchufes. Hay un montón de posibilidades que combinar con el hecho de dibujar.

AGM: Bueno, de hecho la siguiente pregunta iba en esa línea, era sobre las tipografías, porque parece que te gusta mucho dibujar letras. ¿De dónde te viene eso? ¿De que te gusta dibujar letras bonitas, de que te gustan los cuadernos de bocetos de Robert Crumb…?

MF: Me gustan las letras. No sé por qué, pero me gustan. Hace muchos años, cuando empecé a trabajar, uno de los primeros trabajos que tuve fue el de paginador. Estaba en un periódico montando las páginas y tal. No antes de que hubiera ordenadores, sino precisamente porque todo el equipo que montaba el periódico estaba haciendo un cursillo de informática para informatizar el tema del diseño. Y yo estuve haciendo sustituciones, cuando aún se hacían galeradas y se usaba la cera y todo esto. A mí el tema del diseñito y tal, me mola. Y las letras me gustan mucho. Entonces me las sabía, la Helvética, la Futura, todo esto me molaba mucho. Y dibujarlas también, precisamente, por ejemplo, por Robert Crumb, que es un rotulista cojonudo. O, aquí en España, Nono Kadáver, que es un tío que hace unas letras de la hostia, también. No sé, el hecho este del titulito bonito siempre me ha molado mucho, y de hecho me he comprado libros sólo porque hay tipografías, porque hay letras muy bonitas. Cosas de publicidad americana de los años 50, que hay unas cosas muy chulas y tal. Me gusta, y cuando me entretengo hago también mis cositas.

AGM: Hojeando Reunión da la impresión de que a veces anotas ideas con texto pero otras veces las anotas con un dibujo rápido. ¿Es espontáneo, está pensado, o cómo va esto?

MF: En general, hay muy pocas cosas pensadas en esta libreta. Igual estoy dibujando y a medio dibujo hay algo que apuntar, o hay algo que se te ocurre o lo que sea, pero en general no está muy pensado. A veces sí, se te ocurre un chiste y lo apuntas. O a veces ya dibujas con la idea de poner algo que se te ha ocurrido en este momento. No hay un protocolo para estos dibujos, son fruto del momento. Igual sí que hay alguno que está más preparado, pero la mayoría son muy automáticos y se van añadiendo las cosas conforme salen. Vas dibujando, pones texto, luego oyes algo… Ahora, mirando las libretas, veo y reconozco cosas que ha dicho gente en la reunión. “¡Escándalo! Esquire vale tres euros”. O, no sé, “¿Os interesa lo del fondo de pensiones del Santander?”. Pues lo apuntas en un momento dado, a lo mejor para no dejar un bocadillo vacío, o por escribir, o… No lo sé, es un proceso bastante inconsciente.

AGM: ¿Y a veces te sorprende cuando lo miras después, cuando has acabado el dibujo?

MF: Sí, muchas cosas me sorprenden. Me sorprende que hay una gran cantidad de mujeres dibujadas. Y cosas que no recuerdas haber apuntado. Y muchas cosas que no sé qué significan. O que no sé el motivo por el que las apunté. Hace nada he estado en la radio, en el programa Asuntos propios, y el presentador me leía frases de la libreta, como esperando que yo le contara de dónde venían y muchas no tenía ni idea. No sé qué me llevó a escribir según qué cosas, pero seguramente era algo que estaba flotando en el ambiente en ese momento.

AGM: Y teniendo en cuenta que son cosas inconscientes, ¿no te parece un poco impúdico sacar estos dibujos? ¿No crees que pueden revelar cosas de ti que a lo mejor no pones en tus tebeos?

MF: No, visto después lo que me parece es que revela algunas cosas, como por ejemplo una parte del proceso, esto de hacer garabatos buscando ideas, pensando en muchas cosas a la vez. Otra cosa, esta libreta es muy de fan de El Jueves, porque describe un proceso de la concepción de la revista. Para quien sea muy cafetero, digamos, pero se dan datos sobre los temas que apuntas y cómo quieres desarrollarlos. O igual lo veo yo y otra persona no lo ve. Yo lo veo porque lo reconozco, claro. Impúdico no… Hombre, me daba un poco de cosa que salieran tantas señoras desnudas, cuando en realidad yo no hago tebeos de señoras desnudas nunca.

Súper Puta (Glénat, 2007)

AGM: Quitando Súper Puta, ¿no?

MF: Quitando Súper Puta, sí, sí, claro. Es verdad.

AGM: De hecho hay algún dibujo que recuerda bastante a Súper Puta.

MF: Sí, hay incluso una página donde había pruebas de portada o algo así de Súper Puta. Sí, era la época en que estaba dibujando esto, claro. Aparte de Súper Puta, el hecho de dibujar señoras con pantalones ceñidos y botas y cosas de estas no es el tipo de tebeo que… bueno, sí es y no es, porque en La Parejita también, cuando puedo, dibujo pin ups. O sea, que no sé, en el fondo igual sí. Pero yo creo que no sale nada que… bueno, además es que me da igual. Soy así, ¿qué pasa? ¿Cuál es el problema? No me preocupa. No soy tampoco Joe Matt, creo que mis dibujos se pueden enseñar sin sufrir. Bueno, a mi madre igual no le regalo esta libreta, también es verdad. Pero más que nada porque no entendería la letra.

AGM: Lo que me ha sorprendido también un poco, teniendo en cuenta que estos dibujos los haces en las reuniones, metido en el ambiente de El Jueves, es que no aparecen ni Emilia ni Mauricio en toda la libreta.

MF: No. Es verdad. Ni creo que aparezcan en todas las libretas, porque esto es una selección de varias libretas. En las reuniones no me llegan los mauricios…

AGM: Eso va por otra parte, no entra en lo que es actualidad…

MF: Sí, sí, no entra. Pero también hay cosas que son más cercanas a Súper Puta… Igual la conexión con Súper Puta está en el automatismo, digamos. Y Emilia y Mauricio son una historia muy concreta. Yo cuando estoy con Emilia y Mauricio no estoy con otra cosa, es un momento de la semana, proceso diferente, tengo otra forma de enfocar el trabajo. No hay chistes como los de Público, tampoco. De hecho, en El Jueves entras en una dinámica muy fuerte. Si te fijas, hay chistes de El Jueves ahí, no hay otra cosa.

AGM: En estas reuniones de redacción, ¿cuántas páginas de libreta llenabas de dibujos?

MF: Depende de la reunión y de lo que se alargara. Hay reuniones en las que haces una página de la libreta y otras más. Depende de lo larga que sea, de lo interesante que sea… ¡siempre son interesantes! Siempre hay mucho trabajo que hacer. A mí lo que me da un poco de pudor de la libreta de Reunión es que, joder, yo estoy en una reunión. No es que vaya allí a hacer el monigote. De hecho hay muchos días de reunión en los que no hay dibujos, pero al cabo de los años, pues sí, van surgiendo más ideas en las cosas que apuntas. Pero también hay momentos de trabajo duro, sin dibujar ni nada. Pero sea como sea, yo creo que cada día dos o tres páginas sí que me las hacía en una reunión, pero no sólo de dibujo, sino de texto, de cosas que apuntas.

AGM: Y estos dibujos que haces espontáneos en la libreta ¿hay alguno que te da luego para hacer chistes? Y si los hay, ¿qué porcentaje de ellos usas?

MF: Si los hay, es mínimo. Alguno de los chistes que hay ahí ha llegado a salir en El Jueves, pero en general, la mayoría de cosas no me han servido para nada. Es muy curioso, y esto también es una cosa que descubres mirando la libreta, que es que esto funciona en este formato, como ideas muy extravagantes y muy locas y muy espontáneas. Esto, más trabajado, igual tampoco tiene sentido. No, no he usado estas ideas para otras cosas en ningún porcentaje. La verdad es que con los años me he acostumbrado a las libretas. Tengo otras en otros formatos y ahí sí que apunto cosas más conscientemente. Pero no ya en la reunión, sino en mi casa, o cuando voy en tren o cuando estoy por ahí. Cuando veo que voy a tener un rato muerto, saco una libreta y voy intentando sacar una historia, pero son ya libretas mucho más ortodoxas, como son las que yo imagino que tiene que usar un señor que se dedica a esto. Pero no son tanto este rollo de Reunión, que se parece más a los garabatos que haces cuando hablas por teléfono. No estás muy pendiente de lo que dibujas. Salen cosas sorprendente, pero también salen chuminadas. Esto es una selección.

Chiste de Manel (derecha) para portada de El Jueves dibujada por Guillermo (izquierda)

AGM: Y, ahora mismo, ¿estás dibujando?

MF: ¿Ahora mismo? ¿Mientas hablo contigo?

AGM: Sí.

MF: No.

AGM: Ah, vale.

MF: Ahora mismo no estoy dibujando. Es que estoy hablando contigo, y en general, como sufro mucho, porque en las entrevistas siempre acabo diciendo algo que no quería decir, estoy concentrado completamente en lo que hablamos.

AGM: Bien, bien. Tú tienes otro libro de dibujos, uno que publicó Midons…

MF: Sí. Tiene añísimos.

AGM: ¿Y qué te parece que aporta Reunión respecto a este otro libro?

MF: Por una parte, hay una evolución en el dibujo en todos estos años. Ese libro fue una rareza para mí desde el mismísimo encargo. El día en que me llamó Joan Puchades para decirme que le gustaban mucho mis dibujos y que hiciéramos un libro de ilustraciones, pensé que “¡Qué de puta madre!” y tal, pero yo creo que al menos la mitad de las ilustraciones están hechas ex profeso para el libro. Cosas que se me iban ocurriendo viendo fotos y cosas que me gustaban. Era como el proceso de Reunión pero de una forma forzada, poniéndome delante de un papel y diciendo “Tengo que dibujar”. Creo que era la época de Mr. Brain y hay mucha serie B. No fue una cosa forzada porque me apetecía mucho hacer esto. Y lo que tienen en común con Reunión es que, a ver, yo de Reunión no saco ideas para dibujos, pero sí que saco caras, y por decirlo así, a lo bruto, saco una cierta soltura, o hago una cierta gimnasia de dibujante que viene bien. De repente te sale un movimiento, o una forma de mirar o alguna cosa y dices, “Mira, esto lo usaré”. En Midons más aún, porque estuve copiando de fotos, que era una cosa que no había hecho en mi vida, forzándome como dibujante. Ahora ya no, pero durante muchos años, para mí, la gente que se preocupaba mucho del dibujo estaba cometiendo un error. Había que ocuparse del guión, y no del dibujo, así que nunca me preocupé de mirar fotos o de documentarme. Cuando hacía los tebeos, intentaba que quedasen dignos, pero a mí lo que me interesaba era que quedase un guión chulo. Y luego llegó lo de Midons y me di cuenta de que, hostia, estar tres meses mirando fotos, intentando copiar arrugas de la ropa y tal, te aportaba algo. Y esto es algo que hace años dije que volvería a hacer. Cuando dejé la dirección de El Jueves, de hecho, esa era una de las ideas, dibujar más, del natural incluso. Cosa que es una influencia evidente de estas cosas que salían de Joann Sfar y de Lewis Trondheim, todo el día dibujando al natural. “Esto debe de ser interesante. Yo también quiero”. Y estuve dibujando al natural y viendo fotos, y te das cuenta de que dibujar, al final, es oficio. Cuanto más dibujas, mejor dibujas, y ya está. No tiene más truco la cosa. Sigo pensando que lo importante es currarse los guiones, pero bueno, ese es otro tema ya. La página, quiero decir, no los diálogos, ya me entiendes… la narración. No quería decirlo. Me parece una palabra un poco pedante.

Portada de Manel Fontdevila. ¡La vida es bella! (Midons, 1997) e ilustración interior

AGM: Sí, es un poco como un comodín.

MF: Sí, pero aún así, existe la narración, no hay más huevos, hay que hacerla. Es un comodín para vosotros, los que escribís, más que para los que dibujamos. “Está muy bien narrado. Sí, sí. Muy bien”.

AGM: Claro, eso es porque no encuentras la forma de explicarlo bien, como debe ser. Dices que “está bien narrado” y confías en que entiendan lo que no eres capaz de explicar. Bueno, siguiendo con Reunión, está el tema del formato, el hecho de que es literalmente una libreta. ¿Cómo surgió esta idea? ¿Se te ocurrió a ti o a Manuel Bartual?

MF: La idea es de Manuel y de Alba Diethelm completamente. Hace años Albert Monteys me propuso hacer algo para el Saló del Còmic de Barcelona, un fanzine o algo, y mi idea ya era hacer algo con los bocetos de las reuniones. Lo que pasa es que luego empecé a hacer Súper Puta y ya no hice nada. Pero tenía esa idea de hacer algo de unas 20 páginas para regalar a los amigos. Y conforme lo fui probando, me di cuenta de que 20 páginas no dan para nada. Y un día Manuel y Alba me pidieron las libretas, las miraron, y me dijeron, “Mira, 180 páginas y en forma de libreta”. Y de repente, funcionaba la cosa. Es todo suyo, este tema, y además es lo que le da entidad, es el formato el que hace que se entienda lo que es. A lo mejor con lomo también habría funcionado, pero habría sido otro rollo. A mí la libreta me parece una buena idea. Y mira que me molesta tener cosas con anillas en las estanterías. Pero bueno, mira, una.

AGM: Tú, cuando coges Reunión en las manos, supongo que tienes una sensación especial.

MF: Yo, cuando lo vi por primera vez, me pareció rarísimo. Porque era mi libreta. Con otro orden, pero era mi libreta. Una sensación súper rara, claro. Generalmente, con un libro, tú mandas el archivo o lo que sea y te llega a casa un libro, y lo hojeas, lo tocas y tal. Pero aquí, me mandaron la libreta otra vez. De hecho le dije a Manuel, “Podías haber impreso unas páginas en blanco, y las uso yo para trabajar”. Es que es la misma libreta. Es muy curioso, al menos para mí.

AGM: Te voy a hacer algunas preguntas sobre El Jueves porque es un poco sobre lo que va la libreta. Tú cuentas que estos dibujos los hicisteis en lo que llamáis los “consejillos” de redacción, y creo que España quiere saber cómo son esos consejillos. Quienes asisten, cuánto duran, la dinámica, si hay mucho cachondeo…

MF: Hay momentos de todo, no deja de ser una reunión. En los últimos años Óscar ya se jubiló, y estábamos ahí José Luis Martín, Mayte Quílez, Albert Monteys, Maikel también, muy frecuentemente. Luego estuvo Pepe Colubi, luego vino Guille Martínez-Vela… Y nada, ahí apuntábamos temas que podían salir la semana siguiente. Los temas que vienen apuntados en la libreta no es que yo los trajera apuntados a la reunión, sino que muchas veces apuntaba lo que decían los otros y me parecía interesante. No sé, estás ahí, hablando de la actualidad, y esto da de sí para decir también muchas tonterías. Básicamente, como cuando se encuentra gente. Intentas darle una vuelta humorística a las cosas, y esto hace que a veces se te vaya la mano. Y hay ahí un grupo de gente, y hablas de los que no están… El ambiente es divertido en cierta manera, claro. Esta libreta no sale si vas a los consejos de administración del BBVA, y el Consejo de Ministros supongo que es otro rollo. Pero ahí se dan las circunstancias adecuadas, y fuera de El Jueves no creo que pudiera hacer una libreta como esa, porque en mi casa no se da el ambiente que se da en esas reuniones. Una vez dicho esto, no es una reunión donde haya cervezas, a la vez es una cosa también seria. Cada uno en su silla, no hay cerveza, tampoco hay abusos sexuales, a la secretaria se la respeta… Es un grupo de gente normal que está haciendo una revista de humor, y por lo tanto se dicen muchas barbaridades en voz alta y de vez en cuando nos reímos, por qué no, es divertido. Y cuando ya llevas cuatro horas divirtiéndote siempre llega alguien y dice “Bueno, esto vamos a ponerlo en el papel, que hay que hacer el número”. Y luego intentas sacar lo que vale y encajarlo y se acaba siempre la reunión haciendo la portada del número siguiente, que es la parte ya totalmente de trabajo, en la que cada uno coge dos folios y se pone a apuntar chistes, los deja en medio y después se escogen los que funcionan para la portada. Ese es el final de la reunión de cada semana. Y luego, a comer todos.

José Luis Martín, Óscar, Mayte Quílez y Albert Monteys vistos por Manel

AGM: Y el día que hay reunión, ¿cómo es? “Qué bien, hoy toca reunión” o “Vaya coñazo, nos vamos a tirar ahí toda la mañana”.

MF: En general está bien, y además es tu trabajo. Yo creo que a los que vamos a la reunión nos gusta, es agradable de hacer. Hombre, siempre hay algún día que has trabajado hasta muy tarde y preferirías seguir durmiendo, pero en general yo creo que es más coñazo levantarse para ir a vender camisas o a arreglar antenas de televisión. Como con la gente que estás te entiendes y vas a reírte, pues bueno, se soporta bien, es un trabajo agradecido. Lo cual no quiere decir que en 14 años de reuniones no haya épocas más y menos inspiradas o días mejores o peores. Pero en general, bien.

AGM: Tú ahora acabas de salir del consejo, ¿no? ¿Por qué es eso, querías dibujar más o qué?

MF: Sí, son 14 años y creo que ya he cumplido con esto de las reuniones y quería poner mi cabeza en alguna otra cosa. De repente tienes prisa, “¿Qué hago?”. Está todo muy movido, pasan muchas cosas en todas partes y yo tengo ganas de hacer montones de cosas, de manera que he decidido hacer menos cosas para tomar un poco de distancia y aclararme la cabeza. Básicamente es eso. Desde que comencé en El Jueves trabajo mucho. No estoy presumiendo de ser muy trabajador, sino que siempre estoy haciendo montones de cosas. Como además las hago tarde y de cualquier manera, siempre voy agobiado. Y hace tiempo que tenía ganas de hacer al revés, así que decidí desligarme de cosas. Ahora estoy haciendo las páginas de El Jueves, que bien, y haciendo el chiste de Público, que me lo paso de puta madre. Con esto ya cumplo con la sociedad. Y el resto quisiera pensar y decidir bien lo que hago. Y hacerlo, pero con más calma. Tomar distancia. Ahora mismo, no hacer nada, y luego, ya veremos.

AGM: Parece que en breve a El Jueves le viene una de cal y otra de arena. Por una parte parece que se nos viene encima el PP, lo cual para El Jueves es bueno, pero por otra parte también parece que se acaba ETA, y revisando la libreta casi da la sensación de que lo primero que apuntabais todos los días nada más sentaros era “hacer un chiste de ETA”.

MF: Ha habido épocas en que ETA ha estado ahí constantemente, sí. ETA es un tema… pero seguro que saldrá alguna otra cosa. Si viene el PP, no sé que tema será, pero habrá todos los temas que queramos. Siempre los hay, de hecho. Con los socialistas pensábamos que no darían temas y joder si han dado temas. Ha sido un no parar. Siempre da temas este país. No hay que sufrir por eso. Y si se acaba ETA, pues oye, no está mal, ¿no? Me hace ilusión, qué te voy a decir. Lo del PP me hace menos ilusión. Sí que es verdad que a nivel de trabajo la derecha, a mí al menos, me da más morbo. Algunos dicen que soy tendencioso, pero soy como soy, y a mí esta gente me parece que tiene un currículo. Un currículo interesante. “Aquí hay tierra pa’ trabajar”, que dicen en el campo. Yo, si no viniera la derecha, te juro que me sacrifico y hago humor blanco. Pero bueno, ya que viene vamos a aprovecharlo, claro que sí.

AGM: Y con La Parejita, ¿qué tal? ¿No tienes temporadas en las que los odias?

MF: Sí, claro, cómo no voy a tenerlas. Son más años incluso que las reuniones. Hay momentos de bajón, sí, pero ahora no estoy especialmente mal. Pero sí, he tenido momentos malos, y de hecho lo del embarazo de Emilia vino de un momento de decir, “¿Qué coño hago más?”. Lo que me pasa que es una relación tan larga que… No sé. La diferencia básica de La Parejita de ahora con la de antes es que cuando yo empecé con ellos, estaba toda la puta semana pensando en La Parejita. Muy bien, ¿eh?, pensando en qué iba a hacer. Y ahora pienso menos rato a la semana. Porque ya es una relación como si fuera mi pareja, que ya estamos acostumbrados el uno al otro. Lo cual no quita que tenga ganas de probar cositas, de hacer un dibujo más grande, más pequeño, de montar la página, de narrar, que decíamos antes. Intentas buscar la motivación. El reto primero que tienes es no aburrir al lector, y con el tiempo te das cuenta de que otro reto muy importante es no aburrirte tú mismo. Porque si tú te aburres, entonces sí que se aburre todo el mundo.

AGM: Sí, tú en La Parejita haces muchas cosas distintas, desde páginas enteras hasta prácticamente cosas diagramáticas, y en Público también haces cosas muy variadas. A ti, con La Parejita y con el chiste de Público, ¿te da para sacar todas las ideas gráficas que tienes en la cabeza, o necesitas hacer otra cosa?

MF: Claro, el tema es que no es así, es al revés. Yo tengo que hacer lo de Público y busco ideas gráficas para hacerlo, no es que tenga ideas gráficas y busque dónde meterlas. Tienes que hacer algo y buscas una idea gráfica para contar lo de siempre pero de otra forma. Igual, si me metiera en embolados más gordos, me saldrían ideas gráficas de otro tipo. Pero cuando tienes una idea gráfica siempre intentas colarla en La Parejita o en Público. Me doy cuenta de que acabo trabajando siempre en formatos muy pequeños, excepto Súper Puta, que es lo más largo que he hecho. En Súper Puta metí también muchas cosas de composición, de diagramar la página. De ahí he sacado montones de cosas. Súper Puta sí que es como una libreta de reunión, porque ahí hay metidas también muchas cosas de forma inconsciente y a saco. Hace tiempo que no lo miro, pero sí que he integrado cosas de Súper Puta en otros trabajos, en los chistes de Público incluso. Me sirvió mucho. Pero bueno, sí, siempre vas buscando formas distintas de presentar la página, porque parece más entretenido. Y porque además está todo por hacer.

Chiste aparecido en Público, y recopilado en ¡La crisis está siendo un éxito! (Astiberri, 2011)

AGM: ¿Cómo llevas el tema de la presión de la actualidad? Porque gran parte de lo que haces tiene que ver con la actualidad, con lo que pasó ayer o anteayer.

MF: Sí, esto ya es una costumbre, llevo así toda la vida. Me gusta. Si no me gustara sería para suicidarme. Pero a mí me gusta leer el periódico, saber lo que ha pasado y estar ahí aportando mi opinión. Incluso en un plan más megalómano –no es esta la palabra que quiero utilizar, pero es que no me sale la buena– te sientes parte de un escenario. Es que hacer un chiste es muy agradecido. Tienes un periódico que es todo serio y tal, y tú estás dando una pequeña distorsión, gráfica y también en la opinión, es una salida de tono, es interesante. A mí me mola.

AGM: ¿Cómo es un día cualquiera en la mansión Fontdevila?

MF: Tengo días muy parecidos… Pues nada, me levanto y me pongo a trabajar. Me siento aquí, miro Internet, voy apuntando cositas, voy mirando las noticias para darles vueltas, el chiste de la tarde… Y luego miro, y depende del día que sea igual tengo que hacer La Parejita u otra cosa. Lo que tenga más retrasado. Cogí un retraso hace años que nunca recupero. “A ver, La Parejita es para hace dos días, pero ¡Para ti, que eres joven! es para hace tres”. Entonces hago primero ¡Para ti, que eres joven! y luego La Parejita. Y luego, igual me he ido a dormir a las 7 de la mañana porque he estado dibujando y ya me paso toda la mañana vagueando porque estoy cansado, hasta que a las 5 de la tarde me pongo a hacer el chiste. Mi vida es bastante desordenada, dentro de que acabo siempre haciendo siempre lo mismo. No tengo un horario fijo, que es algo que, por la edad, debería tener, porque creo que la gente dura más si tiene un horario. Pero yo no lo consigo. A veces lo hablo con Albert. “Coges la primera semana del mes y haces cuatro historias de La Parejita, y ya tienes el resto del mes para lo que quieras”. Y es imposible. A mí La Parejita se me ocurre la noche antes de entregarla.

AGM: ¿Lees muchos tebeos, estás al día de todas las novedades?

MF: Sí. Ahora igual menos que hace unos años, pero sí, voy leyendo. Estoy un poco cascarrabias últimamente. Me cuesta mucho encontrar cosas que me gusten. Me acabo de pedir un montón de tebeos de Francia, me los he leído, y no consigo encontrar cosas que me llenen tanto como hace 5 o 10 años. Pero sí, sigo leyendo. Ahora voy a leer un tebeo por recomendación de Entrecomics, el Cielos Radiantes de Jiro Taniguchi. Seguro que no me va a gustar, porque tengo la sensación de que ya me lo he leído. Hay dibujantes que ya te los sabes. Pero como contaba la reseña que hacía la cosa esta de que hay un señor fuera y otro dentro, igual aprendes algo. El que me ha gustado un montonazo es del de la señora que cuida a sus padres, Un adiós especial.

AGM: Buenísimo.

MF: Claro. Igual la idea es que con los años vas leyendo estos tebeos y te sube de repente el gusto, “Hostia, yo quiero esto, yo quiero Joe Sacco. No quiero Habibi, yo quiero Un adiós especial. Pero bueno, sigo leyendo montones de tebeos todas las semanas, como toda la vida. Me gustan mucho los tebeos, sí.


Reunión

El cuaderno de bocetos de Manel Fontdevila
180 páginas de bocetos, apuntes y chistes inéditos del autor de La Parejita
10 x 21 cm. Cartoné con anillas. 12 euros
A la venta aquí · Descarga avance en PDF aquí

Tags:

Comentarios

Óscar Palmer

¡Divertidísima e interesantísima entrevista! Me acabo de apuntar “A la secretaria se la respeta” para mi repertorio de expresiones recurrentes.

Santiago García

Qué entrevista más de súper puta madre.

Cacadelavaca

Si los tiempos no estuviesen tan liosos, Manel sería reconocido como el mejor “tebeero” de la actualidad.
Además, por los dos ratitos que he compartido con él (un par de sesiones de firmas sin gente haciendo cola detrás), me parece que es un tipo normal que cuando llega a casa se peina el churulito en el flequillo a lo Superman, coge el lápiz y hace virguerías.

Un tipo grande, vaya.

La entrevista muy buena.

Gonzalo

Interesante entrevista.

“Sí que es verdad que a nivel de trabajo la derecha, a mí al menos, me da más morbo.”

Ya que sufriremos esta mayoría absoluta por lo menos que nos echemos unas risas con las virguerías de Manel en Público y en El Jueves.

google

Quite a shop shoes lot in her life sounds, in fact, like fun.

Añadir comentario