El asesinato es un suicidio extrovertido. —Monty Python

Piraña Social

David Lynch en Lepe

· 3 comentarios

Carlos de Diego no lo sabe, pero una vez me salvó la vida. Fue mientras terminaba de maquetar un número de El Manglar, la revista editada por Dibbuks que estuve dirigiendo junto con Ricardo Esteban entre 2007 y 2010. En el último momento, mientras finiquitábamos su octavo número, nos falló una colaboración que teníamos prevista y por arte de magia apareció Carlos, con un par de páginas de una historieta titulada El nuevo novio de mamá para ver si nos interesaba. ¡Y tanto que nos interesaba! No sólo nos venía perfecta para cubrir ese inesperado hueco, sino que además fue toda una alegría tener noticias de Carlos en mi buzón. Hasta aquel momento no habíamos cruzado nunca una palabra, pero yo le conocía por sus historietas publicadas en El Víbora y por La Brasería, la revista de humor en extinción que publicó La Cúpula dentro de su colección Brut Comix y en la que Carlos compartía páginas, entre otros, con Carlo Padial. Desde entonces le había perdido la pista, así que fue toda una suerte descubrir que las viñetas seguían formando parte de su día a día.

Cuando decidí que en ¡Caramba! tenía que haber una historieta sobre Lepe (porque resulta impensable que en algo como ¡Caramba! faltasen páginas dedicadas a semejante fenómeno del humor español) me costó poco llegar a la conclusión de que Carlos era el hombre indicado para esta tarea. Sus historietas transitan un terreno a medio camino entre lo real y el delirio más absoluto: en manos de Carlos, una disputa amorosa o una entrevista de trabajo pueden ser tan sólo el comienzo de una historia que terminará con uno de sus personajes operándose para tomar el aspecto de Hitler o, directamente, con el fin del mundo. Y todo ello contado con la naturalidad con la que arrancan sus narraciones, como si todo lo que vemos en sus viñetas fuera perfectamente posible. Ese era el tono que una historia sobre Lepe debía tener en ¡Caramba!

Mi propuesta fue que dibujase seis páginas en las que alguno de sus personajes llegase por error a Lepe y acabase descubriendo el verdadero origen de sus chistes, fuera cual fuese el origen que imaginase para ellos. Lo que Carlos me devolvió fue esto mismo multiplicado por cien: una historia en la que David Lynch visita Lepe para acabar descubriendo el siniestro plan secreto que ocultan los habitantes del pueblo, una historia que, de paso, se sirve de sus viñetas para articular un breve discurso acerca de la verdadera esencia del humor.

Carlos de Diego, por si hace falta decirlo, es hoy por hoy uno de nuestros mejores historietistas, y en ¡Caramba! (a la venta aquí) tienes una nueva demostración de su talento.

Tags:

Comentarios

Frank West

Pero es que este hombre no tiene blog, ni publica ni nada?? Lágrimas de emoción me han caido por el rostro a ver que seguía haciendo tbos!!! Necesitamos mas Brasería, por Dios!!!!!

Manuel Bartual

A Carlos lo tienes desde esta semana (y espero que por mucho tiempo) colaborando en El Estafador. Aparte de eso, también puedes ver los vídeos que realiza junto a Los Pioneros del Siglo XXI en su canal de YouTube: http://www.youtube.com/user/LosPionerosdel2000

Ricardo

Con este me he aprtido la caja. y me gusta el estilo utilizando dibujos de cómics clásico.

Añadir comentario