El ambientador de coche es un invento como la copa de un pino. —Raúl Minchinela

Piraña Social

Albert Monteys

No ha hecho otra cosa en su vida: Albert Monteys es un dibujante de cómics de humor. Según recuerda, nuestro hombre tuvo “una infancia fantástica”, época en la que se atragantó de tebeos Bruguera, “y una adolescencia de mierda”. Con semejante pasado es normal que, desde los 25, se gane la vida generando páginas para esa revista humorística que sale los miércoles.

En El Jueves, Monteys ha ejercido de currante, pero también de director, entre 2006 y 2011. Los que todavía conservamos un ejemplar de Calavera Lunar casi nos sorprendemos al comprobar la fidelidad de su compromiso profesional, durante los últimos quince años, con la revista del Makinavaja y el Profesor Cojonciano. Monteys fue premiado en 1997 como Autor Revelación del Salón del Cómic de Barcelona y todavía, semanalmente, cumple con sus entregas de Tato y ¡Para ti que eres joven!, esa descacharrante doble página con muchas viñetas que realiza mano a mano con Manel Fontdevila. “Seguramente en el tebeo de humor la denuncia y la ideología han perdido peso ante el costumbrismo y el surrealismo”, reflexiona un dibujante que ha sabido integrar, en su formidable estilo gráfico, las enseñanzas de sus autores favoritos: Jan, el creador de Superlópez, y Robert Crumb, el neurótico padre del cómic underground de quien ha aprendido, por ejemplo, a autorretratarse en sus historietas. “Un buen chiste sigue siendo un buen chiste hasta que te lo han contado tres veces”, responde al ser preguntado por la evolución del humorismo gráfico en los últimos años, “algunas fórmulas se han hecho viejas, otras han aparecido y se harán viejas en tres, dos, uno… ¡esto es un no parar! E Internet hace que vaya todavía más deprisa.

Para la multitudinaria ilustración de cubierta del primer número de ¡Caramba!, convertida ahora en flamante póster, Monteys cuenta que “tenía en la cabeza las portadas de los almanaques del TBO o el Tiovivo de los años 50 y los dibujos de Jacovitti”. Así de moderna, clásica, divertida y horizontal le ha quedado.

En ¡Caramba! le encontrarás en...